La Rosa Cromática o cómo usar el color a nuestro favor

 Hace mucho tiempo que no escribía por acá, sin embargo he vuelto y con más ganas que nunca: Se viene un nuevo año lleno de desafíos personles y laborales y qué mejor manera de comenzar que escribiendo en mi espacio acerca de lo que más me gusta, la moda (a pesar que no trabajo en nada relacionado).

Photo by Jason Leung on Unsplash

El día de hoy me animé a escribir acerca de cómo usar de manera un poco más efectiva los colores para generar impacto puesto que fui invitada a ser monitora de un taller sobre vestuario e imagen, como comprenderán me entusiasmó mucho la idea y comencé enseguida a planificar qué podría mostrar. Me di cuenta que uno de los básicos para poder crear un armario que nos ayude a planificar el vestuario del día a día (y de ocasiones también) es la combinación de los colores y, si bien en el estilo propio no hay más reglas que las autoimpuestas, hay ciertos aspectos que pueden ayudar al primer impulso. 

 Para guiarnos en la combinación de colores es necesario revisar la rosa cromática, pues es la base de la colorimetría (los estudios del color) tanto en moda como en cabello y maquillaje, incluso en decoración. Si tu estilo es abigarrado y sientes que así expresas tu personalidad, ¡Perfecto! Nada mejor que la autenticidad, sin embargo, nunca está de más revisar un poco la teoría.

 

 Como podemos ver, están los colores primarios (Azul, amarillo y rojo) y los colores secundarios (Violeta, naranjo y verde). Así podemos armar paletas de colores complementarios y colores análogos.

¡¿Los qué?!

Los colores complementarios son los colores contrarios (que se ven frente a frente) y nos ayudan a marcar más presencia con combinaciones más audaces, como por ejemplo morado y amarillo. 

Foto: @Tesshell

Los colores análogos son más conocidos por ser los que "combinan" y que están a los costados de nuestro color principal, por ejemplo, azul y verde. También aquí caben las combinaciones de prendas de colores que mantienen la misma tonalidad, ya sea en tonos fríos o cálidos.

Foto: Fustany




 

En el 2011 (hace 10 años, ¡wow!) Entró con fuerza la tendencia "Colorblock" la cual consistía en vestir prendas lisas (sin estampado) de distintos colores, formando "bloques". Hasta el día de hoy podemos tomar inspiración para nuestro estilo.

 

Foto: Nought-Not-Crosses

 

Foto: Fine and Dandy

 Algo más personal:

Pasé, como muchos, una etapa en mi adolescencia en la que me vestía de riguroso negro. Podría indicar las razones, pero este post es acerca del color. Lo fui integrando de a poco, nada muy "vivo" o encendido, nada que llamase la atención... y hoy me paseo en invierno con jerseys neón. 


Más adelante puedo hablar de cómo escoger los mejores colores para cada colorimetría personal, ¿Les gustaría? L@s Leo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lentes de Sol, mi accesorio favorito

Ser Curvy/ Plus Size en Chile